Ingenieros industriales coruñeses se acercan a las nuevas tecnologías en iluminación, que permiten iluminar un negocio durante 17 años

Iluminar un negocio ocho horas al día durante 17 años con la misma lámpara. Esa es una de las posibilidades analizadas durante la jornada “Iluminación LED” organizada por la delegación de A Coruña del Colegio de Ingenieros Industriales. Un curso impartido por José Salcedo López, responsable del Departamento de Iluminación Interior de la empresa Simon, y que contó con la presencia de más de sesenta ingenieros industriales de A Coruña.

Las luminarias con tecnología LED están experimentando en los últimos cuatro años un crecimiento exponencial en el mercado. Así, si en el año 2008 representaban tan sólo el 7% del mercado, su evolución es tan significativa que los estudios aseguran que el 75% de la luz que consumiremos en 2020 procederá de luminarias con tecnología LED.

José Salcedo explicó a los ingenieros industriales coruñeses que esta situación se debe “a las grandes ventajas que ofrece esta tecnología frente a otras como los halógonos, los fluorescentes o las lámparas de sodio como son una larga vida, una alta calidad lumínica inalterable en el tiempo o que se trata de una tecnología 100% reciclable, además de permitir jugar más con el diseño”. Así, el LED tiene una durabilidad de unas 100.000 horas de uso frente a las 30.000 horas de la lámpara de sodio, las 10.000 horas de un fluorescente o las 1.000 horas de un halógeno.

17 años iluminando un negocio

De este modo, un comercio que utilizase una luminaria con tecnología LED durante 8 horas diarias no tendría que cambiarla hasta pasados 17 años. “Es una solución muy aconsejable para iluminar comercios y oficinas, pues tiene un retorno de la inversión inicial muy pequeño. En algunos casos de apenas un año”, señala Salcedo López. Además, al no emitir calor, ni luz ultravioleta ni infrarrojos, se trata de un sistema de iluminación muy utilizado en sectores como la alimentación, la joyería, la cosmética o el farmacéutico.

“Al no producir calor, supone también un ahorro energético para el comercio, que no tiene que utilizar el aire acondicionado. Además, está libre de mercurio y plomo, por lo que es un 100% reciclable”, destacó José Salcedo a los ingenieros industriales coruñeses, a quienes animó a utilizar esta tecnología en sus proyectos y obras.

La tecnología LED se empezó a comercializar en 1962, utilizada en accesorios de determinados electrodomésticos y a sus distintos colores de la gama RGB. En los años 80 comenzó a incrementarse su uso pero sería en 1993 cuando dio el gran paso adelante, cuando un científico japonés descubrió que aplicando una capa de fósforo al LED podía obtener luz blanca.

Publicado
Categorías
Delegaciones
Etiquetas
Compartir