El Colegio entrega las Distinciones a Proyectos Fin de Carrera

El Colegio de Ingenieros Industriales de Galicia (ICOIIG) ha entregado en Santiago las Distinciones a Proyectos de Fin de Carrera, que cada año concede a los mejores trabajos realizados por los alumnos de último curso de la Escuela Politécnica Superior de Ferrol y de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de Vigo. El jurado, presidido por el decano del Colegio, José Manuel Durán, eligió como ganadora por la EPS de Ferrol a Aída Calvo Alonso, por su trabajo “Caracterización y análisis por láser de mezclas de carbones utilizadas para la combustión en la central térmica de As Pontes”; y a Enrique Covelo Fernández, de la ETS de Vigo, por su trabajo “Optimización de la vida útil de moldes de inyección de plásticos, basado en la reutilización”.
El acto estuvo presidido por el secretario xeral da Consellería de Economía e Industria, Borja Verea, quien felicitó a los premiados en su nombre y en el del conselleiro, Javier Guerra. En su intervención destacó la apuesta de la Consellería por apoyar el “aproveitamento do potencial das boas ideas, que poden e deben converterse en proxectos solventes capaces de xerar emprego e riqueza” por lo que les deseó a los premiados “que formen parte dunha xeración de emprendedores capaces de impulsar o crecemento da economía real”.

Mejorar el tejido industrial de Galicia

Un punto en el que coincidió el decano del Colegio de Ingenieros Industriales de Galicia quien destacó que los galardonados “presentaron proyectos prácticos que aportan valor a la sociedad y que demuestran que la innovación puede ayudar a la industria gallega, a nuestra infraestructura exportadora y a nuestras fábricas”. En este sentido, José Manuel Durán destacó que “los ingenieros contribuyen a mejorar el tejido industrial de Galicia, deben ser los empresarios del futuro”. Además, destacó la gran colaboración que está ofreciendo al Colegio y a la profesión la Consellería de Economía e Industria.

Los dos premiados por cada escuela recibieron un premio de 1.000 euros, más diploma acreditativo. Además se concedió un accésit en Ferrol a Pedro Cobo Beltrán, por su trabajo “Simulador de grúas hidráulicas para aplicaciones marinas”, y otro accésit en Vigo a Miguel Díaz Palacios, con su trabajo “Caracterización del desgaste en la cavidad del molde aplicando interferometría óptica”. Ambos recibieron un premio de 250 euros y diploma acreditativo.

Aída Calvo: menos gasto y menos contaminación para las centrales térmicas

Aída Calvo Alonso, primer premio por la Escuela Politécnica Superior de Ferrol, fue distinguida por una interesante innovación para todas las instalaciones industriales que cuentan con calderas alimentadas por carbón, en general, y para las centrales térmicas, en particular. Mediante la combinación de tres técnicas alternativas para la caracterización del carbón y sus cenizas, Aída Calvo consiguió “una información muy completa de la muestra analizada, lo que permite tomar las decisiones apropiadas en cada momento para aumentar la eficiencia de la planta y reducir tanto los costes asociados como la contaminación ambiental”. Unas conclusiones que pudo demostrar tomando como referente la central térmica de As Pontes y que abren un camino a la investigación y desarrollo de una nueva tecnología que permita realizar in situ y de la forma más eficiente posible el análisis químico del carbón empleado en la combustión.

El proyecto de Aída Calvo utiliza la espectroscopia de plasma inducido por láser (LIBS), la microscopía electrónica de barrido (SEM/EDX) y el análisis termomecánico (TMA) como técnicas alternativas para la caracterización del carbón y sus cenizas, lo que permite establecer determinados parámetros operacionales de la caldera para así favorecer el proceso de combustión. De este modo, se reduce también la formación de depósitos de cenizas de carbón, lo que mejora la eficiencia de la planta.

Pedro Cobo: simulador de grúas hidráulicas

El accésit por la Escuela Politécnica Superior de Ferrol recayó en Pedro Cobo Beltrán, por su trabajo “Simulador de grúas hidráulicas para aplicaciones marinas”. Este proyecto fin de carrera surgió a propuesta de una empresa de fabricación de grúas hidráulicas, que necesitaba un simulador para uno de sus modelos que permitirá “que el usuario pueda comprobar las prestaciones de la grúa real, permitiéndole al operario familiarizarse con los controles de la grúa”, apunta Daniel Dopico. Para una visión más realista, incorpora tanto cámaras panorámicas en las que se contempla el escenario completo como la cámara desde el enfoque de un operario en la posición natural de trabajo de la grúa.

Enrique Covelo: moldes de inyección de plásticos

En la misma sesión, el Colegio de Ingenieros Industriales de Galicia entregó también las Distinciones a Proyectos de Fin de Carrera correspondientes a la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de Vigo. El ganador fue el ingeniero industrial Enrique Covelo Fernández, de la ETS de Vigo, por su trabajo “Optimización de la vida útil de moldes de inyección de plásticos, basado en la reutilización”. Un trabajo gracias al cual “se puede llegar a evaluar el comportamiento futuro de los puntos de cavidad de un molde, pudiéndose simular la duración de vida útil de un molde de inyección”, explica Covelo Fernández.

Una nueva metodología de fácil aplicación, sencilla e intuitiva que, una vez desarrollada, podría permitir la utilización de una resina de poliuretano con cargas de aluminio en la fabricación de insertos para moldes de inyección reutilizables, lo que significaría un importante ahorro para las empresas que utilizan actualmente este tipo de moldes para fabricar sus piezas y componentes industriales.

Miguel Díaz: interferometría óptica

En la misma línea de investigación se mueve el accésit de la ETS de Vigo, Miguel Díaz Palacios, con su trabajo “Caracterización del desgaste en la cavidad del molde aplicando interferometría óptica”. Un trabajo que permitió definir “un procedimiento válido para cuantificar de forma clara y objetiva el desgaste geométrico sufrido en los diferentes puntos de estudio, aportando nuevos parámetros calculados a partir de los perfiles micrométricos reales obtenidos por interferometría óptica y que se presentan como una alternativa a los parámetros convencionales de medida, ya que éstos han demostrado no ser del todo efectivos para este propósito”, señala Miguel Díaz.

Las principales ventajas que ofrece la interferometría óptica son: mayor precisión y fiabilidad, mayor velocidad en el proceso de toma de datos y la obtención de resultados tridimensionales en soporte informático, lo que permite la aplicación de filtros y correctores de forma de la pieza.

Publicado
Categorías
Delegaciones
Etiquetas
Compartir