Colegiados en el Exterior: Alexandre Alonso nos cuenta su experiencia en Estados Unidos

17/02/2021
Colegiados en el Exterior: Alexandre Alonso nos cuenta su experiencia en Estados Unidos

Continuamos con las entrevistas a compañeros que están fuera de nuestras fronteras para ayudar a aquellos Ingenieros que quieran emprender una carrera profesional en el extranjero o pasar una temporada trabajando fuera de España, para que tengan una visión real de la situación de los Ingenieros en distintos países, difundiendo sus vivencias.

Hemos entrevistado a nuestro compañero Alexandre Alonso Carpintero, Ingeniero Industrial, Colegiado desde Diciembre de 2009 con el Nº 2394 que desde Marzo de 2019 desempeña el cargo de Senior Project Engineer en Enel Green Power en Sudáfrica y nos cuenta su experiencia en su anterior etapa en la empresa Nordes Us Corporation en Estados Unidos. 

• ¿Qué te llevó a salir de España?

En realidad siempre me ha interesado trabajar en entornos internacionales. Ya en la carrera decidí hacer el proyecto en Alemania y al buscar empleo, siempre he priorizado las oportunidades que tuviesen un enfoque internacional.

Una vez empecé a trabajar en entornos multiculturales e internacionales (en mi caso anglosajones), descubres lo francamente devaluada que está la ingeniería en España a nivel laboral por lo que el entorno profesional es mucho más gratificante en estos países.

En mi caso no es una cuestión económica sino de un entorno laboral y económico mucho más activo y gratificante.

Mi situación particular fue una propuesta de la empresa para emprender una internacionalización (apertura de oficinas e inicio de negocio) en EEUU pero estoy seguro de que si no hubiese sido eso, acabaría buscando otra oportunidad.

• ¿Cómo fueron tus inicios en EEUU?

En cualquier experiencia internacional existe un impacto y salto cultural, especialmente si no se tiene experiencia previa (aunque no era mi caso). EEUU es un mercado complicado, con alta carga regulatoria en algunos casos y especialmente heterogéneo (no tiene nada que ver la normativa y circunstancias en Hawaii que en Minnesota). Es habitual que un ingeniero o una empresa tenga un ámbito muy localizado hasta el punto de especializarse por condados (límites territoriales más pequeños que las provincias) por lo que trabajar en todo el territorio es un desafío.

Ha sido una experiencia compleja y difícil a pesar de tener años de experiencia internacional. También han sido inicios llenos de aprendizajes y que me han aportado una muy interesante perspectiva sobre la ingeniería, la industria y la economía en general.

• ¿Cómo es la situación de la Ingeniería en EEUU si se compara con España?


El día y la noche. Es un tema que invita a una explicación y debates muy interesantes. En EEUU existen los denominados Professional Engineer (PE), ingenieros certificados por las diferentes boards - comités - estatales. Esta certificación existe para cualquier profesión reglada reclamando más o menos requisitos en función del estado y la profesión (no es el mismo proceso el de una licencia para ejercer la peluquería o la medicina). Alcanzar esta licencia es un proceso largo, complicado y requiere del título, de haber ejercido la ingeniería un tiempo determinado, la aprobación de un examen y participar en una formación específica según el tipo de ingeniería. Un PE está habilitado para ejercer desde el punto de vista formal (firmar planos, dirigir obras, etc.). Esto no imposibilita que haya ingenieros ejerciendo con éxito profesional sin tener la certificación (haciendo labores, por ejemplo, de diseño, coordinación, ventas; etc.). Pero el proceso de certificación profesional que es similar al existente en países como Alemania, UK, Sudáfrica o Australia provee de valor a la profesión (aunque reste flexibilidad) y se produce un círculo virtuoso que, gracias a que la economía ha venido creciendo de forma importante; se valora extraordinariamente al ingeniero y a las profesiones que aportan valor añadido.

Dicho todo esto, la formación de ingeniero industrial (que no existe como la concebimos en España) es claramente muy útil en estos tiempos para el mercado estadounidense por varios motivos. El primero, la capacidad de desempeño que tenemos (al ser una formación muy horizontal y, por tanto la habilidad de coordinar equipos multidisciplinares); segundo, la calidad y profundidad de la formación que tenemos (a pesar de tener una formación horizontal, el grado de conocimiento en diferentes disciplinas es notable) y finalmente la flexibilidad ya que tenemos las herramientas y capacidades para especializarse de forma ágil en nuevas disciplinas. La demanda de empleo ahora prioriza mucho el perfil de coordinador de disciplinas ya que existen muchos proyectos en industrias que están en desarrollo: renovables, infraestructuras, electrificación, eficiencia energética y automatización, etc.

En ambos países hay grandes oportunidades en sectores similares: energías renovables (especialmente eólica onshore en ambas y offshore en USA), infraestructura y red eléctrica, eficiencia energética, logística, automatización, etc. Claro está que la magnitud y número de proyectos que existen en EEUU no son comparables. Como ejemplo, el Departamento de Energía prevé una adición de capacidad de energía renovable de unos 15-20GW anuales de forma consistente en la próxima década.

• ¿Qué consejo darías a los ingenieros que buscan cumplir sus objetivos en el extranjero?

Si están en una posición en la que están buscando cumplir objetivos en el extranjero, asumo que ahora tendrán dudas para dar un paso adelante. Si así fuera, les animo a ello y que no esperen una situación perfecta para dar el salto porque no existe. Siempre va a haber resistencia, periodos de adaptación y aprendizaje. Es un momento, además, en que las empresas están abiertas a periodos de teletrabajo con lo que las transiciones pueden ser mucho menos agresivas.

Si la decisión está tomada y van a emprender una nueva actividad en el extranjero; diría que es importante hacerlo con humildad, esfuerzo y sabiendo que cualquier cultura nos puede aportar mucho aprendizaje y cuestionar nuestros principios.

Además aconsejo intentar anticipar el conocimiento no sólo del idioma si no también la historia de la cultura y sociedad para entender mejor comportamientos y costumbres.