“Slowlight actúa en la construcción de espacios urbanos en armonía, donde iluminación artificial y oscuridad se encuentran en equilibrio”

01/12/2020
“Slowlight actúa en la construcción de espacios urbanos en armonía, donde iluminación artificial y oscuridad se encuentran en equilibrio”

Juan Andrés López Fouz es gerente de Instelec, empresa que ha recibido el premio al Mejor Proyecto de Iluminación por su proyecto Nuevo Enfoque Colaborativo para la Iluminación Urbana bajo filosofía Slowlight, Parque Empresarial A Grela-Bens. A Coruña, dentro de los galardones Galicia Energía 2020, organizados por la Asociación de Ingenieros Industriales, en colaboración con el ICOIIG.

 

¿Nos puede describir a su empresa. Trayectoria, años, perfil y número de los trabajadores?

En INSTELEC trabajamos alrededor de 25 personas. Somos una empresa coruñesa de tradición familiar dedicada al diseño, mantenimiento y ejecución de Instalaciones Eléctricas y Telecomunicaciones, muy especializados en el alumbrado público. Pronto cumpliremos los 50 años de antigüedad.

 

¿Por qué creen que han premiado los ingenieros industriales su proyecto de iluminación en A Grela? ¿Qué tuvo de especial esta iluminación?

Antes de nada, me gustaría dejar claro que desde Instelec entendimos que formábamos parte de algo excepcional, y por ello nos animamos a presentar la candidatura de este proyecto a tan prestigioso galardón.

Supongo que el proyecto se premia por su enfoque colaborativo y orientación hacia la sostenibilidad. En este proyecto que hemos ejecutado en colaboración con el Ayuntamiento de A Coruña y la Asociación de empresarios de A Grela, se han respetado los principios de la iniciativa Slowlight que nace precisamente en nuestra ciudad. Esta iniciativa, totalmente nueva y disruptiva respecto al modelo de iluminación tradicional, pone el conjunto “persona-ciudad-medioambiente-planeta” en el centro de la prestación del servicio de iluminación pública, en el que la sostenibilidad y el control de la contaminación lumínica adquieren un papel fundamental además de la eficiencia energética. El proyecto utiliza tecnología puntera de iluminación, aportada por el fabricante Signify-Philips-Interact y finalmente nuestra experiencia como empresa instaladora. La luz se entiende ahora como un servicio público para satisfacer las necesidades de los usuarios del polígono en cada momento de la noche, adaptándose a sus necesidades de un modo flexible.

Desde el punto de vista técnico, cuestión especialmente valorada en la ingeniería, el proyecto destaca por sus resultados:

- Eficiencia energética y operacional, ahorro energético superior al 70%

- Confort visual y calmado de la luz, reducción de la contaminación lumínica.

- Conectividad de la infraestructura, habilitándola como vertical de la Smart City.

La aplicación conjunta de estas tecnologías permite que la iluminación de un polígono industrial, se pueda adaptar de forma automática, programada o en tiempo real, a la necesidad de seguridad y confort de peatones y empresas, minimizando el impacto ambiental de la luz en su entorno.

 

¿Qué carencias había en la iluminación del polígono?

Se trataba de una instalación obsoleta, de baja eficiencia energética y poco respetuosa con el medio ambiente y los ciudadanos, por su alta contaminación lumínica y bajo confort visual. La instalación estaba diseñada bajo criterios antiguos, distintos a los que ahora prevalecen, con el material técnico del que se disponía en su momento, cuando se premiaba el consumo eléctrico nocturno. De este modo y según se reflejaba en la licitación municipal, la instalación contaba con luminarias de edad avanzada, próximas al fin de su vida útil.

 

"Que el premio lo otorguen tus colegas de profesión y se reconozca un Proyecto que hemos ejecutado en colaboración con nuestro Ayuntamiento es una distinción que agradecemos doblemente"

 

¿Podría resumir de qué trata la filosofía Slowlight?

SLOWLIGHT nace de una profunda reflexión sobre los cimientos y la esencia de la iluminación pública tradicional de los espacios urbanos, con el objetivo de diseñar alumbrados bajo un objetivo de excelencia. SLOWLIGHT actúa en la construcción de espacios urbanos en armonía, donde iluminación artificial y oscuridad se encuentran en equilibrio, respetando y preservando de este modo el hábitat de los ecosistemas naturales, permitiendo, a su vez, la contemplación del cielo estrellado en cualquier lugar habitado por el ser humano. Se diseñan instalaciones bajo criterios de excelencia técnica y sostenibilidad con una iluminación calmada, sensible, inteligente, saludable y emocional, respetuosa con el medio ambiente, contribuyendo a reducir el grave problema de la contaminación lumínica existente en las zonas urbanas.

 

Los premios valoran la eficiencia energética. ¿Es una asignatura pendiente que no sea una prioridad en la construcción e instalaciones o ya lo está siendo?

Sin duda ha dejado de ser una asignatura pendiente. El costo de la energía ha obligado tanto a la administración pública como a los consumidores privados a tenerlo en cuenta. Es más me atrevería a decir que, debido a los recientes casos de las industrias electro-intensivas, la ciudadanía en general empieza a ser consciente de la importancia de la eficiencia en el consumo, e incluso de la minoración en los costes de producción.

 

La iluminación debe atender hoy a dos prioridades: ahorro energético (y de gasto), y también contaminación lumínica. ¿Cómo se pueden conjugar ambas?

Precisamente la iniciativa Slowlight nace para dar respuesta a esta pregunta. La iluminación pública ha de ser respetuosa con la salud de los ciudadanos y el medio ambiente. No llega sólo con la eficiencia, sino que debemos utilizar el tipo de luz adecuada tanto en su espectro como intensidad y dirección, cuestiones que sólo un cálculo lumínico muy cuidadoso puede acreditar. Estamos en un momento de cambio en el que la iluminación pública integra conceptos nuevos como la economía circular, la gestión de materiales, la inteligencia, tecnología IoT, etc. Con todo ello, bajo la dirección de la administración pública titular de la red de alumbrado que ya entiende necesario el cambio tal como demuestra el Ayuntamiento de A Coruña, los instaladores nos sumamos a este tipo de iniciativas que además nos permiten cumplir con los objetivos ODS de Desarrollo Sostenible y revalorizar nuestra profesión y nuestra participación en la sociedad. La iluminación púbica bien diseñada y ejecutada permite poner en valor el patrimonio de las ciudades y puede ofrecer una mayor calidad de vida y felicidad a sus ciudadanos.

 

La contaminación lumínica es otro debate encima de la mesa. ¿Estamos aquí menos concienciados?

En A Coruña no. El Ayuntamiento está demostrando con las actuaciones de los últimos años que está concienciado para luchar contra este enemigo silencioso que nos está robando la noche en las ciudades. Sin embargo, a nivel genérico me temo que sí, pero ya hay movimientos que ponen sus esfuerzos en divulgar la enorme importancia del uso correcto de la iluminación.

Toda iluminación nocturna es en sí misma contaminante pues supone una alternación del medio natural que debe permanecer oscuro. Sin perjuicio de ello, la luz es necesaria para la actividad humana y por ello ha de utilizarse con responsabilidad, especialmente por todos los integrantes del “clúster de la luz”.

En A Coruña y en Galicia destaca el papel de algunas personas del ámbito técnico, científico y divulgativo que están aportando mucho para impulsar un cambio. El propio Ayuntamiento de A Coruña, su Servicio de Infraestructuras, la Agrupación Astronómica IO, el Colegio de Ingenieros Industriales ICOIIG, COETICOR, Salvador Bará, ASINEC, etc. y singularmente la ya mencionada iniciativa Slowlight. Por otro lado, a nivel nacional, reconocer la aportación del CEI-Comité Español de Iluminación y a la Fundación Starlight.

 

¿Tener una buena iluminación es contar con más luces?

¿A qué “luces” te refieres? 

En alumbrado público sostenible, como dice en sus conferencias el ingeniero municipal Coque Alcázar, cofundador de Slowlight y Director de Obra en este Proyecto, “tener pocas luces es sinónimo de inteligencia”.

Tener una buena iluminación es iluminar sólo donde y cuando se necesita, con el tipo e intensidad de luz adecuada.

 

 ¿Qué le ha parecido recibir este reconocimiento por su proyecto?

Antes de nada, debemos aclarar que lo que en verdad se premia es el Proyecto en sí. Presentamos su candidatura a tan prestigioso galardón  entendiendo que formábamos parte de algo excepcional. Se trata de un proyecto colaborativo en el que han intervenido, de una manera u otra: el personal técnico del Área de Infraestructuras del Concello da Coruña, especialmente Coque Alcázar, ingeniero industrial municipal y cofundador de la filosofía Slowlight, Signify, Philips, Interact, e incluso la Asociación de Empresarios de A Grela.

Como participes, obviamente, siempre resulta grato el reconocimiento a tu labor profesional. Lo asumimos además como consecuencia de nuestra trayectoria, de la labor cotidiana de las 25 personas que integramos Instelec, una empresa de tradición familiar, con casi 50 años de antigüedad, y la de todos aquellos que a lo largo de los años han formado parte de este equipo humano. Que el premio lo otorguen tus colegas de profesión y se reconozca un Proyecto que hemos ejecutado en colaboración con nuestro Ayuntamiento es una distinción que agradecemos doblemente.