Los ingenieros industriales piden una estrategia industrial gallega basada en los sectores energético, naval, automoción, textil y agroalimentario

El Colegio de Ingenieros Industriales de Galicia advierte de la desindustrialización de Galicia y pide a la Xunta una mayor atención para la industria, al mismo tiempo que reclama el diseño de una estrategia industrial que reconstruya el tejido productivo de cara al futuro. Los ingenieros industriales alertan de que la ausencia de una política industrial, unida a la situación actual de crisis económica, está afectando de forma alarmante a la industria gallega.

Por ello, el Colegio de Ingenieros Industriales de Galicia ha adaptado a la realidad de nuestra comunidad autónoma el informe “Reflexiones sobre la industria española”, elaborado por el Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros Industriales, que integra a 20 colegios oficiales y representa a más de 55.000 profesionales. “Este documento puede servir de base para la elaboración de una política industrial para Galicia”, explica José Manuel Durán Rodríguez, decano del Colegio de Ingenieros Industriales de Galicia, quien señala que “la crisis económica y los problemas de financiación de la deuda pública impiden que nuestros políticos tengan un plan a largo plazo para incrementar la competitividad de Galicia en los mercados internacionales y se centren en resolver problemas a corto plazo”.

Dique flotante en Ferrol

Durán Rodríguez asegura que “ese plan a largo plazo pasa por una modificación del modelo productivo, donde la especulación inmobiliaria y el sector de la construcción residencial deben perder peso a favor de otros sectores que aporten mayor valor añadido como el energético, el naval, la automoción, el textil y el agroalimentario”. Así, el Colegio de Ingenieros Industriales de Galicia considera que “si bien se puede valorar positivamente la consecución puntual de contratos para construir buques, la estrategia del sector naval debe pasar por la potenciación de su competitividad, donde tendría un impacto significativo la construcción de un dique flotante en Ferrol”.

Otro de los sectores estratégicos para Galicia sería el energético, donde no sólo es necesario incrementar la producción eléctrica de energías renovables sino que el desarrollo del sector eólico aún no ha llegado al potencial teórico de utilización y, además, existen grandes posibilidades de aprovechamiento de la energía eólica marina mediante aerogeneradores off-shore tal y como hacen países como Dinamarca o Alemania. “Otro eje clave pasa por el ahorro energético, tanto en industria como en viviendas, donde los ingenieros industriales podemos aportar mucha experiencia”, señala el decano.

Coches eléctricos

Así mismo, el Colegio de Ingenieros Industriales de Galicia indica que en el sector de la automoción hay que incentivar políticas de I+D+i encaminadas al desarrollo de vehículos cuyo combustible no sea derivado del petróleo. “El coche eléctrico o el impulsado por hidrógeno deberían ser los prototipos a analizar como sustitutivos de los coches diesel y de gasolina. El objetivo debería ser reducir la dependencia del petróleo, que supone un déficit de más de 1.000 millones de euros para la economía gallega”, apunta José Manuel Durán.

Además, el decano señala que el aumento de la producción eléctrica y de la competencia podría contener los precios de la electricidad. Durán Rodríguez considera que “debe apoyarse la carta abierta que han enviado al Gobierno quince patronales de la industria en referencia al Proyecto de Ley de medidas fiscales para la sostenibilidad energética. Dicha Ley aumentaría los precios de la energía, peligrando la sostenibilidad de dichos sectores industriales que conforman más de dos terceras partes del PIB, 250.000 millones de euros, con más de 4 millones de puestos de trabajo, más del 85% indefinidos”.

Sectores de futuro 

Otros sectores estratégicos para Galicia son el textil, donde se apuesta por mayores ayudas a la internacionalización; el sector pesquero y agroalimentario, donde se incide en la necesidad de promover una marca gallega de calidad de cara al mercado exterior; y la propia construcción, no en el campo residencial y sí en el campo civil e industrial.

El informe del Colegio de Ingenieros Industriales de Galicia también destaca cuatro sectores que actualmente tienen poco peso en Galicia pero que podrían tener un gran futuro mediante el fomento de políticas de I+D+i. Se trata de la gestión de residuos (donde hay que considerar que el desarrollo de nuevas actividades conllevará el necesario tratamiento de nuevos residuos), la gestión de redes de energía (potenciando el desarrollo de la tecnología Smart Grid o red inteligente de distribución de energía), gestión del ciclo integral del agua (que no sólo mejorarían la calidad del agua de nuestras rías sino que sería un conocimiento exportable a otros países) y tecnologías de la información y las comunicaciones.

Acciones erróneas 

Finalmente, el Colegio de Ingenieros Industriales de Galicia alerta que no se está fomentando suficientemente la competencia en cuestiones como las inspecciones técnicas de edificios (ITEs) y las inspecciones que realizan los organismos de control autorizado (OCAs). Además, llaman especialmente la atención sobre la situación de la ingeniería en Galicia pues “no podemos quedarnos de brazos cruzados sabiendo que están emigrando cada vez más ingenieros, lo que supone un perjuicio para Galicia no sólo porque se descapitaliza y pierde talento, sino porque supone también una inversión perdida en formación: cada ingeniero que emigra supone más de 50.000 euros en formación universitaria que regalamos a otros países”, denuncia José Manuel Durán.

Además, Durán Rodríguez recuerda que “los ingenieros industriales gallegos ya hemos propuesto medidas como la figura del informe favorable con obligación de subsanar pequeñas deficiencias, para agilizar la tramitación administrativa de las licencias en Galicia y evitar dilaciones de entre seis y doce meses por culpa de pequeños detalles”. Una propuesta que ha caído en saco roto ya que la burocracia sigue siendo uno de los principales problemas de este país, tal como recoge el informe Doing Business que nos sitúa en torno al puesto 150. Con nuestra propuesta podríamos avanzar casi 100 puestos.

En este sentido, el Colegio de Ingenieros Industriales de Galicia considera inaudito que en pleno siglo XXI la Xunta de Galicia no acepte la presentación de documentación en formato electrónico, cuando tanto el Ministerio de Industria como la Agencia Tributaria ya llevan bastante tiempo haciéndolo sin ningún problema.

Publicado
Categorías
Delegaciones
Etiquetas
Compartir