Los expertos reunidos en la jornada Energía Eólica en Galicia destacan las oportunidades de negocio para empresas gallegas en eólica offshore

Los expertos reunidos hoy en A Coruña en la II Jornada “Energía Eólica en Galicia”, organizada por el Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Galicia (ICOIIG) en colaboración con la revista Dínamo Técnica, han coincidido en destacar las grandes oportunidades de negocio que el sector de la energía eólica offshore ofrece para Galicia. Unas jornadas que han sido inauguradas esta mañana por el decano del ICOIIG, Constantino García Ares, y a la que asisten medio centenar de personas.

El ingeniero industrial Oriol Sarmiento, coordinador de estas jornadas y editor de Dinamo Técnica, ha destacado que “los expertos coinciden en señalar las oportunidades de negocio que el desarrollo de la eólica offshore abre para Galicia. No somos un lugar idóneo para ubicar estas instalaciones pero sí tenemos los conocimientos, la experiencia y la logística necesaria para que nuestras empresas de ingeniería, telecomunicaciones, metalúrgica y construcción naval puedan encontrar en la energía eólica marina un importante nicho de mercado para los próximos años”. Oriol Sarmiento insistió en que “la oportunidad de negocio no es instalar aerogeneradores offshore en España, sino que nuestras empresas puedan entrar en la cadena de suministros que genera este negocio, especialmente en mercados como Reino Unido, Japón, Holanda o Bélgica”.

Oportunidades de negocio 

Un punto en el que coincidió Pedro Pérez Gabriel, consejero delegado de Instra Ingenieros y de Ecomanagement Technology SL, quien destacó que “en Galicia somos expertos en naval y eólica, y geográficamente tenemos una buena posición para abordar este mercado, pues además contamos con una red de puertos importante y con terrenos ociosos. Reino Unido, Bélgica y Holanda tienen interés en lo que podemos ofrecerles y contamos con una carta de presentación que pocas regiones tienen. Sólo el País Vasco nos lleva un año de ventaja, pero no tiene ni la experiencia ni el portfolio que tenemos en Galicia”.

Pérez Gabriel hizo hincapié en que, a diferencia de los parques eólicos instalados en Galicia, donde el 80% del negocio del parque se centra en el aerogenerador, la eólica offshore “abre el mercado a otros proveedores”. Así, identificó áreas de negocio para empresas de ingeniería que ofrezcan servicios técnicos (sobre todo en Reino Unido, donde hay un déficit de ingeniería de detalle), soluciones TIC para los parques, cimentaciones, infraestructuras eléctricas, logística y transporte (sobre todo por el numeroso personal asociado a la construcción de los parques eólicos offshore) y construcción naval. “Debemos analizar las oportunidades de negocio que se abren para la industria auxiliar gallega en eólica offshore”, destacó también Xosé Humberto Domínguez Lens, Offshore Program Office de Gamesa.

“El sistema de cimentación y anclaje submarino es una oportunidad fundamental. Ahora se trabaja mucho con monopilotes, porque son parques marinos muy cercanos a tierra y hay una empresa en Avilés que proporciona el 8% de los monopilotes que se usan en Europa. Y las plantas gallegas pueden proporcionar estos productos sin problemas”, explicó Pedro Pérez. El CEO de Instra ingenieros explica que “cuando vamos a aerogeneradores situados a 30 o 40 metros de profundidad, las estructuras tipo jacket tienen más ventajas. Vienen a ser como una torre de alta tensión multiplicada por diez y en el mar. Y pueden ser una oportunidad de negocio para Navantia, que tiene la experiencia y la oportunidad de hacerlos”.

Las empresas gallegas de suministro de material eléctrico también tienen aquí su gran oportunidad de negocio debido al mallado necesario para el aprovechamiento efectivo de estos grandes parques eólicos marinos. “Son miles de kilómetros de cableado para mantener los parques que se proyectan en Bélgica y Holanda. Es un mercado muy interesante”, apuntó Pedro Pérez.

Advertencias 

El sector de la energía eólica offshore mueve entre 3.400 y 4.600 millones de euros de inversión anual y genera 58.000 empleos, según datos de la Asociación Europea de Energía Eólica (EWEA) correspondientes a 2012. Pero las previsiones de EWEA para el año 2020 indican que la cifra de empleos ascienda hasta los 169.000 y que se alcancen los 296.000 empleos en 2030. Asimismo, prevén que la cifra de negocios alcance los 17.000 millones de euros en 2030, “y es un mercado que se están repartiendo muy pocos, entre 2 y 8 agentes, por lo que Galicia tiene ahí una importante oportunidad de negocio”, apuntó Pérez Gabriel.

Un punto en el que coincidió Francisco Caamaño, responsable territorial en Galicia de negocio renovables de Iberdrola, que destacó que “la construcción de buques de apoyo a los parques offshore será un interesante nicho de mercado para los próximos años”. Sin embargo, Caamaño también realizó una serie de advertencias sobre el futuro a medio plazo de este sector: “la eólica offshore es tres veces más cara que la que no lo es. Si la eólica offshore no baja los precios de coste de la energía, sería insostenible porque se aleja de los actuales precios del mercado”.

En este sentido, Caamaño advirtió de que “un proyecto típico suele requerir entre 8 y 10 años para su puesta en marcha, pero los 4 o 5 primeros son sólo para alcanzar la decisión de inversión”, es decir, que la inversión es tan elevada que las promotoras de estas iniciativas están dispuestas a asumir 4 o 5 años de trabajo e inversión perdidos. De hecho, todos los ponentes también coincidieron en la necesidad de pedir un marco legislativo estable para las energías renovables, debido a su influencia en el sector.

Un sector que, según las previsiones de EWEA, contará con una capacidad instalada de 40 GW en 2020, lo que supondría poder satisfacer el 4% de la demanda eléctrica de la UE en 2020. Pero el crecimiento previsto es tan significativo que se habla de previsiones de 150 GW en 2030, lo que significaría satisfacer el 14% de la demanda eléctrica de la Unión Europea.

Situación en Galicia

Las jornadas organizadas por el Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Galicia también han servido para realizar una radiografía de las empresas gallegas que ya están apostando por el sector de la energía eólica offshore. En enero de 2013, de la mano de ASIME nace Galician Offshore Energy Group, que en la actualidad cuenta con casi 30 empresas. Algunas de ellas ya están realizando movimientos en el sector.

En Ferrol, Ghenova lidera un consorcio para diseñar un nuevo buque para la eólica marina mientras que Navantia se encarga de la fabricación de jackets para parques eólicos de Iberdrola. En A Coruña, Instra Ingenieros desarrolla proyectos para la incorporación de aerogeneradores offshore y onshore en infraestructuras portuarias; mientras que Imatia está aplicando técnicas de inteligencia artificial y desarrollando software para la optimización del diseño y mantenimiento de los parques eólicos marinos. En O Carballiño, GRI (Gestamp Wind Steel Galicia) está suministrando torres para aerogeneradores offshore de Siemens. Y en Vigo, el Puerto de Vigo está embarcando en estos mismos días esas torres producidas en O Carballiño.

Publicado
Categorías
Delegaciones
Etiquetas
Compartir